A cerebro abierto… (o mi primera autopsia…)

Mi primera autopsia fue uno de los momentos más extraños que me ha tocado vivir. Sí, fue extraño… porque aquello que debió despertar en mi cierto grado de naúseas se transformó en una mirada a la otra vida desde esta vida. Siempre he sido muy curioso y me ha tocado vivir experiencias disímiles. Fue quizás mi profesora en éstas artes, una experimentada perito investigadora… qué dulzura la suya, la que chambreo mi mirada de la muerte. Cada acto, cada órgano, cada pieza, la podía indicar, describir desde una mirada de lo bello, de lo comprensible, de lo entendible. Por primera vez pude ver el encéfalo en su toda su dimensión. Desde el momento en que la sierra experta cortó con maestría carnicera y dejó entrever esa tela difusa llamada duramadre, hasta el desgarramiento de aquel órgano que según dicen, nos hace humanos….

Sala de Autopsias, noviembre 2004. Instituto Médico Legal. Siglo XXI


About this entry